PIOLET - SOMOS DEPORTISTAS. SOMOS GESTORES

Este sitio Web utiliza cookies propias y de terceros con objeto de mejorar la experiencia de navegación. Si continúa navegando estará aceptando de forma expresa el uso de estas cookies. Puede obtener más información en nuestra página Uso de Cookies

Acepto

últimos post

sports - digital - marketing - industria - deporte - industry

Del consumidor al ciudadano deportivo. Las oportunidades de la industria deportiva

Post por 13/05/2018

24/7/365. No es ninguna fórmula matemática. Es el modelo de trabajo que en el mundo empresarial están adoptando la mayoría de organizaciones; hemos pasado de la disponibilidad en horas laborables, a la disponibilidad 24 horas, siete días a la semana, los 365 días al año. No hay sector que se libre. Es la revolución digital.

En el amplio sector deportivo, sin embargo, llevamos años aplicando este formato. No hay día sin deporte, sin actividad física. No hay día sin partido, sin entrenamiento matutino, sin una apuesta deportiva. Es por ello que llama la atención, que todavía, el peso de la industria deportiva se limite, a nivel estatal, a un 2,4%. ¿Estamos desaprovechando una oportunidad? ¿Podrían las empresas – en principio ajenas a esta industria- encontrar un nicho de mercado para la venta y comercialización de sus servicios y/o productos? ¡Recordad! 365 días de práctica o consumo, 24 horas de emisión mediática, 7 días a la semana.

En este sentido, nos gustaría hacer una reflexión acerca de los tres ejes que pivotan sobre la economía del deporte:

-       Empresas: según el Anuario de Estadísticas Deportivas publicado el pasado mes de enero por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, el sector deportivo generó en 2016 un 1,1% de los puestos de trabajo a nivel estatal (gestión de instalaciones, actividades de los clubs y centros deportivos como gimnasios, la fabricación de artículos de deporte, así como ocupaciones de entrenadores o instructores deportivos).

Teniendo en cuenta de que el deporte es algo inherente a nuestra vida diaria, bien sea por la práctica o bien por el consumo del mismo como espectáculo, no cabe duda de que todas las empresas podrían preguntarse si podrían aportar y contribuir con su producto/servicio a aumentar ese 1,1% del empleo. Hasta la empresa más variopinta puede aportar, seguro, a algo que la ciudadanía hace/consume a diario.

-       Ciudadanía: la práctica deportiva se ha democratizado. Cada vez son más las personas que han decidido pasar de consumidoras pasivas a practicar actividad física. Si bien antes empezábamos por el ejercicio sin mayor pretensión, cada vez más la moda deportiva, los gadgets, las apps para medir el rendimiento…han hecho que el/la consumidor/a pasivo/a haya pasado a ser ciudadano/a deportivo/a con atuendos de última generación. Nos gusta comprar el último modelo de zapatillas que utiliza “x” influencer; medir nuestro rendimiento con la aplicación “z" que llevamos en nuestro reloj hiperconectado y consumimos barritas energéticas de “y” laboratorio especializado en nutrición deportiva. El/la consumidor/a de deporte que esperaba el fin de semana, ansioso, para ver a su equipo, ha pasado a practicar deporte…y a poder verlo, consumirlo, todos los días del año durante 24 horas al día.

-      Medios: además de tener canales propios solo dedicados al deporte, incluso a deportes concretos, las redes sociales y los canales de los clubes retransmiten en streaming sus partidos, entrenamientos, entrevistas… La proporción de  información y contenidos deportivos emitidos al día superan, en amplia medida, ese 2,4% que representa la industria deportiva en España. ¿Somos conscientes, las empresas, del potencial que ello genera para la visibilidad de nuestra marca en nichos/segmentos concretos?  ¿Son conscientes los/a dueños/as de esos canales de la oportunidad que se abre si saben comercializar bien esos espacios?

 

La hipersegmentación y personalización del producto/servicio ha llegado para quedarse; estos canales de comunicación  tienen la gran oportunidad de conocer bien a sus audiencias y ofrecerles un producto/servicio ad hoc a través de publicidad no intrusiva, sino de interés para esa nueva ciudadanía deportiva. Es hora de replantearse la estrategia de patrocinio mediático; pasemos de pedir a ofrecer; de pedir financiación a ofrecer espacios en canales propios para una ciudadanía muy concreta.

Escribir sobre la industria del deporte es algo inabarcable para hacerlo en un único artículo, y es que, tal y como hemos mencionado anteriormente, está en continuo movimiento todos los días del año, sin cesar. Genera puestos de trabajo, consumo, innovación… Es probable que nosotros y nosotras, aún trabajando en el sector, no nos demos cuenta de la oportunidad que tenemos por delante. Para empezar, podríamos hacer el siguiente ejercicio: ¿qué podría hacer mi producto/servicio en/para los clubes, deportistas, ligas, competiciones? Quizá tu empresa sea más deportiva de lo que piensas.

Volver

ENCUÉNTRANOS

TAGS