PIOLET - SOMOS DEPORTISTAS. SOMOS GESTORES

Este sitio Web utiliza cookies propias y de terceros con objeto de mejorar la experiencia de navegación. Si continúa navegando estará aceptando de forma expresa el uso de estas cookies. Puede obtener más información en nuestra página Uso de Cookies

Acepto

últimos post

kirola - deporte - industria deportiva - diplomacia - gestión - empresa - Marketing deportivo - marca ciudad - actividad física - management

Atracción y organización de eventos deportivos

Post por 21/11/2017
Juegos Olímpicos, Mundiales, europeos, partidos de selecciones nacionales…. Muchos son los acontecimientos deportivos que disfrutamos los/as amantes del deporte a lo largo de todo el año. Es más, somos muchos/as los/as que organizamos nuestra agenda en función de los citados eventos.
Sin embargo, esta pasión e ilusión se torna, en muchas ocasiones, en crítica, reproche y censura  cuando tal espectáculo se celebra en nuestra propia ciudad: tráfico, derroche de dinero, incomodidades…. En este artículo trataremos de desgranar los aspectos más positivos que tiene la atracción y organización de grandes eventos deportivos:

-       Cohesión social y sentimiento de pertenencia:
El hecho de que una ciudad, territorio o país se plantee participar en un concurso para aspirar a la organización de un macroevento deportivo es, a priori, motivo de ilusión para una parte de la ciudadanía. Si los agentes público-privados (instituciones públicas y clubes deportivos) trabajan en común para visibilizar los beneficios de ganar este evento, pueden consolidar y fortalecer el apego al lugar en cuestión durante la preparación del mismo; la “explosión” de ilusión por el acontecimiento podrá fraguar relaciones interesantes y diferentes para “ganar” el concurso; relaciones que pueden hacer que el/la habitante se implique, se identifique, que vibre, sueñe y se emocione con el lugar en el que reside. El deporte puede ser una excelente herramienta para que la ciudadanía deje su individualidad para formar a pasar parte de un colectivo. 
-       Promoción del deporte / actividad física:
El hecho de aspirar, ganar y organizar un espectáculo hace que la propia ciudadanía se contagie de ese espíritu “olímpico”; se “respira” deporte en cada rincón; los/as más jóvenes descubren ídolos a los/as que intentan imitar…  No olvidemos, tampoco, que todas las infraestructuras se orientan a la celebración de este evento; infraestructuras que el día de mañana, podrán revertir en el propio territorio y puede ser utilizado por los/as vecinas.

-       Sector hotelero:
¿Qué dicen los dueños de los hoteles de Donostia cuando se celebra la Behobia San Sebastián? ¿Qué dijeron los de Bilbao cuando vino la NBA? ¿Qué dirán cuando se celebre, el próximo mes de mayo la final europea de rugby? Evidentemente, siempre habrá quien se queje por la saturación de gente, posibles altercados…Pero no olvidemos que el vandalismo, si bien tiene gran repercusión mediática, es cuestión de minorías que poco interés tienen en el deporte en estado puro.
El espectáculo deportivo lleva aparejado, en la mayoría de las ocasiones, una experiencia más allá del recinto en el que se consume y se gasta en los establecimientos locales. Una buena organización de este evento, con una buena relación y comunicación con los agentes hoteleros puede ser estratégico para el retorno de la inversión.

-       Industria deportiva:
Al igual que ocurre con la promoción del deporte, las empresas del territorio pueden aprovechar para “hacer negocio”; bien a través del patrocinio, o bien a través de la organización directa en el evento. Su aportación puede ser clave para posicionarse tanto en el propio país como en el exterior. Una agenda milimetrada y definida junto con la organización del evento puede ser de gran provecho para conocer empresas del exterior y consolidar las relaciones en el propio territorio.

-       Diplomacia deportiva:
Los/as representantes públicos también pueden salir muy beneficiados/as. El hecho de aspirar y/o organizar un macroevento puede dar lugar a estrechar lazos con otras regiones con las que se quiere trabajar a nivel diplomático; conocer su realidad, poder potenciar las relaciones bilaterales, los lazos económicos… Es una forma amable, agradable e interesante a través de la cual se pueden forjar relaciones a través del deporte.

Todo ello, por supuesto, requiere entender el espectáculo deportivo como una experiencia integral y multifactorial que trasciende el propio deporte; entender y gestionar el espectáculo abordándolo desde un punto de vista social, económico y político para lo cual se exige un trabajo profesional.

 

Volver

ENCUÉNTRANOS

TAGS